Hace muchos años atrás, leí parte de la biografía de Gandhi. Me sentí conmovido por su filosofía de como triunfar estableciendo la paz sin violencia ni agresividad. Pero de toda la lectura lo que mas me inquietó fue que el llego a decir; que el hubiera llegado a ser cristiano sino hubiese sido por los cristianos. Fueron palabras que me sacudieron porque fueron dichas por uno de los hombres que mas ofreció al mundo el camino de la paz. El asunto es que en una ocasion él fue a una iglesia bautista en su nación, pero por ser “negro”, no le permitieron entrar y le sugirieron otra iglesia de “negros” en la localidad. Para que decir mas, el nunca profeso ser cristiano.

Lamentablemente la religión es mas una trinchera de ataques y prejuicios que un reino de amor y paz. Los cristianos que presuponen una victoria con sus grandes movimientos evangelisticos y sus tradiciones religiosas, aparte de una pronta escapada de este mundo en un rapto futuro no tienen conciencia real de lo que dicen.

De seis billones de habitantes sobre la faz de la tierra solo 2 alegan ser cristianos. Si a esos se les resta un billon de catolicos con todos sus dogmas y restricciones que los protestantes rechazan y consideran paganismo, entonces queda un billon de cristianos. Estos se dividen a su vez en miles de concilios y organizaciones que porfían constantemente por reclamar que la suya es la unica y que los demás estan perdidos. A fin de cuentas tendriamos que decir que el llamado cristianismo a sido un fracaso en cuanto a la evangelizacion mundial.

Pero cual a sido el mayor obstáculo para poder cumplir la gran comision de predicar el evangelio de salvacion, de vida, de salud, de prosperidad y de buena voluntad para con los hombres? Esta a sido la falta de una verdadera revelación del gran amor de Dios para toda la humanidad. De una reconciliación de todos los hombres para con el único y soberano Dios.

Que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomandole en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargo a nosotros la palabra de reconciliacion. 2 Corintios 5:19

Aunque han habido hombres en todo tiempo que han predicado, enseñado y vivido ese amor, las tradiciones con el tiempo han ahogado sus enseñanzas y los han perseguido tildándolos de erejes y anticristos.

Sin embargo lo que vemos y escuchamos en los púlpitos en la television, en la radio y ahora en la internet, con exepcion de algunos casos, es una constante agresividad evangelistica. Un interes por contender religiosamente, por crear controversia y condenar al infierno a todo el que no cree como su organizacion.

Existen circulos cerrados de odio y separacion pero que se cubren con un manto de justicia. El gran amor de Dios Padre que es el corazón mismo de las enseñanzas de Cristo a sido relegado a un minimo espacio en las enseñanzas cristianas para dar paso a todo tipo de inversiones religiosas.

En realidad la religion esta enferma, como dijera un sacerdote. Pero no debemos orar para que se sane, al contrario debemos dejarla morir para que renazca el amor genuino de Cristo en nosotros. Un amor libre de prejuicios y exclusiones personales. Un amor que nos sane a todos y de todos. Un amor que sea tan poderoso que lleguemos a tocar a la humanidad completa para transformarla. Un amor que pudiera corregir instruir y educar sin expresar condenaciones personalistas.

De todas maneras ese seria el cumplimiento a las oracion del Señor, de que todos se amen unos a otros y que todos sean uno asi como el Padre y el son uno. Juan 17